Trauma: ¿Qué es y cómo superarlo?

Conozco de trauma. Como psicóloga me especialicé en el tratamiento de (PEPT) Trastornos de Estrés Postraumático, para ser más efectiva en los tratamientos que ofrezco a mis pacientes. 

Espero que este artículo te ayude a entender que son los traumas, cuáles sus posibles síntomas y qué hacer para superarlos.

A menudo me llegan pacientes angustiados, porque los médicos no encuentran una razón para sus síntomas. De hecho, les voy a contar una experiencia.

11 de septiembre: experiencia de un testigo

Yo vivía y trabajaba en Nueva York cuando el ataque terrorista, que tuvo lugar en Las Torres Gemelas, sucedió. 

Un amigo que trabajaba cerca del lugar fue testigo de lo sucedido. Al poco tiempo de lo sucedido, ofrecí hacerle un par de sesiones y me dijo:  “ ¿yo?, ¡yo estoy bien, a mi no me ha pasado nada!” 

Sin embargo, justo dos años después del evento que iba a ser el aniversario, “inesperadamente” empezó a tener miedo a salir a la calle, insomnio, dolor en el pecho y desarrolló varios tics. Visitó diferentes especialistas, pero no parecía mejorar. Me llamó preocupado y me contó lo que le sucedió. Le dije: posiblemente tus síntomas son consecuencia de lo que has vivido con las torres gemelas.  

Me escuchó atento pero con algo de duda… y finalmente me dijo…

YO…¿CON TRAUMA? …NO, TU TE EQUIVOCAS…!.

¡Claro que sí, tú sí! . El estaba sufriendo de Estrés Post Traumático por lo que había vivido. Aunque ya había pasado un tiempo desde el evento, la manera en que su sistema lo vivió,  estaba haciendo que surgieran muchos síntomas, que para muchos son inesperados e inexplicables.

En ese momento, le expliqué que era un trauma y sus consecuencias. Para él fue un alivio entender que no estaba loco, que podía superarlo, que no estaba solo y que esto le sucedía a muchas personas. 

Los traumas nos hacen daño.

11 de septiembre - trauma de un testigoEl ser testigo de un evento terrorista de tal magnitud, donde presenció personas tirándose por las ventanas de las torres gemelas, era aterrador. Él vio esto de primera mano.

El pánico, el sufrimiento de otros… Todo lo que vivía parecía no tener explicación y fue traumático, ¡claro que sí!. 

A él no le ocurrió nada físicamente en ese momento, porque estaba en un lugar seguro. Pero este evento superó lo que un Sistema Nervioso podía asimilar y dejó un impacto en su cerebro que con el tiempo se manifiesta en síntomas.

¿Qué son los traumas?¿Cómo funcionan?

En realidad, lo que sucede es que cuando vivimos eventos como éste,  que son eventos perturbadores y amenazantes que nos hace sentir paralizados, asustados e impotentes; nuestra capacidad para afrontar el problema se ve afectada. Igual que, por ejemplo:

  • Al presenciar desastres naturales o accidentes 
  • La muerte repentina de un ser querido
  • Un ataque violento o una violación

El trauma moldea nuestro sistema nervioso, produciendo una desconexión entre el estado psicológico, la historia psicológica y la respuesta que damos. Esto va afectar a nuestra habilidad para regularnos y, por consiguiente, para adaptarnos de nuevo y para volver a sentirnos seguros.

Otros tipos de trauma que producen TEPT (Trastorno de Estrés Postraumático) 

Pueden surgir como consecuencia de:

  • Una enfermedad grave o crónica
  • Pasar por cirugías o procedimientos médicos
  • Sufrir presiones sociales 
  • Pasar por pérdidas económicas  
  • Sentir que no perteneces
  • Ser constantemente comparado con un herman@
  • Sentir la falta de empatía de un ser querido que te dice, o hace sentir, que  “NO DEBES SENTIR lo que sientes” 
  • La negligencia es altamente traumática, así como cualquier problema que la madre haya tenido durante la gestación o el parto.
  • Tener padres ausentes física y psicológicamente, o padres sobre protectores.
  • Padecer abuso emocional, ser humillado, excluido.
  • Vivir en un hogar inestable
  • Cuidar de una persona enferma, 
  • Ser testigo del sufrimiento de otro, etc… 

Tipos de trauma

En cada persona se manifiesta de diferente forma, a diferentes niveles de complejidad. 

Los traumas pueden ser agudos, crónicos, complejos o secundarios.

Agudo

Es aquel que es causado por un solo evento

Crónico 

Surge como resultado de una exposición prolongada y repetida a eventos de alto estrés. Por ejemplo: casos de abuso infantil, intimidación o violencia doméstica.  Te invito a leer mi artículo sobre Violación: Víctima que denuncia a su agresor. ¿Un trauma o una liberación?

Complejo

Es el resultado de la exposición a múltiples eventos traumáticos a lo largo de la vida.

Secundario o alternativo

Es otra forma en la que se encuadran los traumas. Los síntomas surgen por estar en contacto cercano con alguien que ha experimentado un evento traumático.

Los miembros de la familia, los profesionales de la salud mental y otras personas (que cuidan a personas que han experimentado eventos traumáticos), corren el riesgo de sufrir un trauma indirecto.

Distintas reacciones a una misma situación traumática

Seguramente te preguntarás por qué, si dos personas han sufrido el mismo evento, para una de ellas puede ser traumático y para la otra no.

Lo que sucede es que la reacción es individual y única. Es decir, para unas personas un evento puede ser traumático y para otras no, dependiendo de:

  • Existencia de traumas anteriores (ella los tenía)
  • La edad de la persona.
  • La duración y severidad del evento.
  • Tipo y calidad de ayuda, y apoyo emocional y social, que se tiene después del trauma.

Veamos un ejemplo 

Recuerdo el caso de una persona que quedó encerrada en un anfiteatro. Esto fue muy traumático para ella. 

Sin embargo, alguien más estaba ahí con ella y, esta otra persona, no sufrió ningún efecto posterior.

¿Por qué? Porque la primera tenía una experiencia negativa con un muerto. De pequeña, la dejaron cuidando a su abuelo muerto y esto la traumatizó.

Los síntomas de trauma

Lo que la mayoría de los pacientes me preguntan, y que seguramente tú también quieres saber, es: ¿Cómo sé si estoy traumado?. ¿Cuáles son los síntomas de Trastorno de Estrés Postraumático?

Contestar a estas preguntas no es tan simple como quisiéramos. Como hemos dicho, los síntomas pueden manifestarse de forma inmediata, meses o incluso años después del incidente. Por consiguiente, puede ser difícil de asociarlos a un evento que ya ha pasado.

Existen algunas manifestaciones, que pueden ayudarte a identificar si presentas algún síntoma. En realidad, los signos pueden aparecer en más de un nivel. Muchas veces pueden confundirse y ser asociados a otros trastornos o problemas.

Síntomas a nivel intelectual o cognitivo

  • La dificultad para procesar pensamientos, tener buen juicio y lograr concentrarse.
  • Empieza a llegar tarde a los lugares, le cuesta organizar su agenda o tomar decisiones

También aparecen algunas otras consecuencias, derivadas de una situación estresante y traumática a nivel cognitivo, como confusión o pensamientos obsesivos compulsivos.

Síntomas emocionales

Aquí se entra en un bucle de emociones que pasan por la vergüenza, la culpa, el miedo, la ira y el dolor. 

A nivel emocional, el trauma se manifiesta con algunos de estos síntomas:

  • Cambios de temperamento bruscos, capacidad muy reducida para manejar el estrés. Llanto frecuente. Sentimientos de desesperanza. Impotencia y depresión. 
  • Puedes notar que pierdes interés por: la familia, el trabajo y otras cosas que antes disfrutabas. 
  • Surgen sentimientos de  inadecuación, falta de empatía.
  • Los ataques de pánico son muy frecuentes en pacientes con traumas. 
  • Por otro lado, puedes tener una necesidad “inusual” por la seguridad y por tener el control. Se busca la perfección..

Síntomas a nivel físico

Pueden aparecer consecuencias a nivel físico después de una situación traumática. Generalmente se desarrolla cansancio crónico, fatiga, dolor de cabeza, de espalda, hipersensibilidad al sonido, al tacto y, lógicamente, puedes notar que comienzas a tener respuestas de sobresalto exageradas.

Nivel espiritual

En éste ámbito, se afectan nuestras creencias sobre nosotros mismos, los demás y la vida misma.

¿Cómo superar un trauma? 

Hay quienes temen ir a terapia porque no quieren revivir un evento traumático una y otra vez. De hecho, para protegerse, inconscientemente lo olvida o evita pensar en él.  

La buena noticia es que no hay que hacerlo. Para superarlo existen algunas herramientas, que como especialista en este tipo de trastornos, te aseguro que pueden ayudarte.

Todo proceso de sanación comienza con el reconocimiento de que tenemos un problema.

Después, hay que entender qué nos ocurre. Porque cuando sabemos qué nos ocurre, podemos hacer un plan. Al tener un plan, dejamos de estar inmovilizados, traumatizados.

Como dice Peter Levine: 

“...Tus síntomas son normales, por la situación anormal que viviste”, esto es sanador

Siempre recuerda:

Hay una parte tuya que ha sido herida. También hay una parte que está intacta y que es fuerte. 

Al rescatar estas partes, integrarlas y reforzarlas, se reducen o eliminan los síntomas. Se recupera la confianza, la tranquilidad, el control y bienestar. 

Como en muchos casos, posiblemente no necesitarás demasiadas horas de terapia o el uso permanente de medicamentos. Con ayuda, podrás superarlo.

¿Te identificas con alguna de estas situaciones? ¿conoces a alguien que necesite apoyo?

Hay muchas personas que necesitan ayuda. No te quedes con esta información, compártela.

Me he especializado en trabajar con personas que han sufrido cualquier tipo de trauma, tengo las herramientas y mecanismos para ayudarte en este camino

Y tú… ¿Cuándo comenzarás ese largo viaje hacia ti misma? Rumi

Contáctame:

Puedes hacerlo, dejando un comentario aquí abajo, a través de mis redes sociales, por teléfono o por mail a la siguiente dirección de correo: m.escamillar@gmail.com.

Martha escamilla . Psicóloga

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

English
Martha Escamilla