Mari Hamamoto Photography

Mi experiencia de esta terapia ha sido más que fantástica, para poder comunicarme con más seguridad.

Como resultado de mi infancia tenía “miedo escénico” que se manifestaban en una serie de bloqueos que me impedían relacionarme, sin tensión y  con naturalidad, con otras personas y avanzar profesionalmente. No me veía capaz para nada, aunque lo fuera de sobra en muchas otras situaciones.

En seguida me entraban las inseguridades, los miedos que incluso en alguna ocasión me dejaron sin voz. No veía sentido a “estos miedos irracionales” , pero ¿por qué?, me repetía una y otra vez, ¿qué me pasa?.

Siempre tuve la imagen de ser fuerte, muchos se apoyaban en mi para que les ayudara a solucionar sus problemas, pero los míos me los guardaba, parecía que no eran importantes…

Me conocía, sabía cómo era, habían cosas que me gustaban de mi, pero por esos bloqueos y ese miedo escénico, no podía ser yo. La voz que no me salía, me impedía actuar con naturalidad. Me costaba, incluso a veces mirar a los ojos de otra persona… lo hacia como avergonzándome de algo que no entendía, pues mi conciencia no la podía tener mas tranquila y no tenía nada que ocultar.

Incluso a veces me decía: Si pudiera ser como soy realmente, sin estos pensamientos que me paralizan, creo que mi vida sería mucho más fácil. Qué suerte los demás, que pueden mostrarse tal como son en su trabajo, en su vida Pero me di cuenta que lamentarse no solucionaba nada, al revés, pasaba el tiempo y cada vez me sentía peor. Era consciente de que tenía que arreglar algo, no sabía qué, pero debía contactar con un profesional…

Un día por casualidad vi una referencia de Martha en Internet, en una articulo sobre miedo escénico. No lo pensé y contacté con ella.

En seguida supe que había acertado. Sin darme cuenta, pude sacar todo lo que tenía dentro escondido, con un cariño por parte de ella impresionante. Incluso le decía nunca podía imaginarme que iba a poder abrirme tanto con alguien y que iba a verme llorar…

Al hablar de todo con naturalidad, sin tener que esconder nada, fueron saliendo cosas del pasado que parecían sin importancia, pero que me hicieron mucho daño. Ya no tenía que ocultar nada, estaba resuelto, podía empezar a ser yo…

Además, Martha me ayudo a entender porque me paralizaba, porque me constaba relacionarme, pensar claramente, cuando mi sistema nervioso se me disparaba. Entender esto fue muy importante para mi, ya sabia que me sucedía, no estaba loca! . Además con las serie de herramientas que me enseño , para poder hacer frente a esos miedos, en el caso de que volviesen a aparecer me ayudaron a parar el miedo al miedo o hacer las cosas a pesar del miedo. Fue un trabajo de equipo, en sus sesiones procesamos y yo empleo las herramientas, que me ayudan a estar en el acá y el ahora.

Con el paso del tiempo me sorprendo a mi misma haciendo sin pensar cosas que antes ni haría. Mas segura, disfruto mas de la vida, de la música, de mis hijos, de la gente que quiero.

https://www.dinero.com/opinion/columnistas/articulo/ayudas-para-hablar-publico/116434

T.L