Testimonios Martha Escamilla Psicologa
Mari Hamamoto Photography

Mi madre murio hace 2 años, de una neumonia que se le complico a sus 87 años. Aunque yo sabia que “murio tranquila”, que ya habia vivido su vida y  que hicimos todo lo que pudimos, siempre la cuidamos [quedo viuda a los 50 años] no pude evitar entrar en una depresión.  Entrar en casa y ver su habitación vacia, ver sus cosas, el sillón donde se sentaba a ver la tela me producia mucho dolor.  Empeze a aislarme de las personas y deje de hacer cosas.

Busque a Martha porque mis hermanos estaban preocupados por mi, me veian muy ansiosa, deprimida.

Antes de hacer la terapia de duelo, hice varias sesiones para estabilizarme un poco, pues siempre he sido ansiosa. Cuando ya estuve lista para hacer el proceso de duelo, me sorprendieron que yo pensaba que ya había sentido el dolor de su muerte y no fue asi, sentí mas dolor, diferente estaba vivo, y puede sentir la tristeza , fue muy doloroso, pero luego de ello, vino paz.

Ya no tengo sentimiento de pena cuando la recuerdo, ahora siento que ella esta en mi, es curioso, antes la buscaba en sus objetos,  en su habitación sentándome en su silla, ahora me siento conectada con ella. Ya entro en casa tranquila y puede cambiar su habitación y salir de sus cosas, antes esto hubiera sido impensable, sentía culpa, Ya no.

Volví a viajar, ver a mis amigos, familia, la extraño y la pienso, pero con amor.

M.C