Facebook ProfileInstagram Profile

ESPECIALIDADES

Miedo Ansiedad Depresión

«Cuando nuestra capacidad para responder ante lo que percibimos como una amenaza se ve de alguna manera desbordada, es porque estamos traumatizados». Peter Levine

Es normal sentir miedo,  ansiedad y estrés en muchas circunstancias. El problema es cuando estas emociones  están atrapados en nuestro sistema y se convierten en un patrón de vida.

Vivir en estado de alerta permanente, es agobiante y agotador para la persona y su cuerpo.

La ansiedad y el estrés pueden manifestarse como:  Dificultad para dormir, temer lo que te trae el día al levantarte, tener pensamientos obsesivos que no puedes parar, constante preocupación de que algo malo está por suceder, problemas para concentrarse.

Así mismo puede aparecer como: Incapacidad para quedarse quieto, dolores de cabeza por tensión, ataques de pánico: tu corazón se acelera y tiene problemas para respirar.  Brotes de dolor crónico, tensión en la espalda y los hombros, irritabilidad o arrebatos de ira.

Si no le das tiempo,  atención y el tratamiento adecuado al miedo y la ansiedad nos podemos quedar atrapados en un bucle de lucha, huida o congelamiento.  Si resistimos al miedo, o lo “anestesiamos”, no podremos sanarnos. El miedo no se va, a menos que lo entiendas, lo “contengas” y lo proceses.

“Cuando el miedo se aquieta, podrás empezar a vivir en el presente”. Sebern Fisher