Me gusta hablar sobre el suicidio, porque puede salvar una vida !
marco-bianchetti

PORQUE PUEDE SALVAR UNA VIDA…

Aunque el suicidio es un tema que nos hace sentir incómodos, impotentes y nos genera miedo, vergüenza, culpa, etc. me gusta hablar y escribir sobre ello. Creo que es necesario desmitificar la idea preconcebida sobre el tema, sobre la enfermedad mental y el pedir ayuda psicológica. Generalmente la persona que está en crisis siente vergüenza por su estado y/o situación, y termina aislándose aún más porque siente que no hay un espacio seguro donde pueda compartir su desesperación. Este aislamiento, no solo intensifica su agonía, sino que previene que pida ayuda. Y termina concluyendo que la mejor solución a su problema sea la muerte. Hay quienes no buscan ayuda por vergüenza y hay otros que para poner fin a la vergüenza, deciden terminar con su vida. Si la vergüenza se cambia por compresión posiblemente les sea más fácil a la persona en crisis pedir ayuda y al otro escuchar sin prejuicios.

Hace unas semanas supe de un hombre maravilloso, padre de familia, profesional, exitoso que se quitó la vida. Quien me lo estaba contando, en su intento de entender porqué se suicidio me decía “pero él era un buen ser humano, una buena persona”, dando a entender como si esa condición lo eximiera del suicidio. Y es que una persona no decide suicidarse porque sea buena o mala persona.  El suicidio no respeta edades, ni clase sociales. Hay personas que aparentemente lo tienen todo y se quitan la vida

A  menudo  escucho a algunos familiares de víctimas que se han muerto por suicidio preguntarse: Si le  hubiera escuchado más, ¿se habría quitado la vida?.

Es normal pensar “sería mejor no estar en este mundocuando se ha vivido un estrés prolongado o un dolor que se hace insoportable. El sistema nervioso está comprometido e impide que pensemos claramente, no encuentra recursos para seguir adelante, y no sabe cómo reconectarse con otros y el mundo. Entender esto, para algunos, es un alivio. Y, posiblemente, este sea el paso que le permita pedir ayuda y así explorar más a fondo sus pensamientos suicidas.

¿Qué quieres dejar de sentir?. ¿Qué te lleva a querer quitarte la vida?. ¿Las ideas suicidas están ahí todo el tiempo?. ¿Tienes solo una idea o un plan?, ¿Cómo puedo ayudarte?

Algunas veces el mejor antídoto que nos permite dar un paso hacia la vida es el contacto con otro ser humano que lo escuche, sin juzgar, sin decirle qué hacer o no hacer. Alguien que valide nuestras emociones y normalice nuestra situación. Entiendo que, a veces, es difícil escuchar a un ser querido decir: “la vida no vale la pena, estaría mejor muerto. Me quiero morir”. Si no le puedes escuchar porque te da angustia, díselo, háblale de tus miedos, pero no te conviertas en el centro de la conversación, no le des sermones. Juntos podéis buscar ayuda profesional para esta crisis.

Me gusta hablar sobre el suicidio, porque puede salvar una vida !
Photo by Priscilla Du Preez

Aunque es la persona quien al final decide sobre su vida, que no sea porque no encontró a alguien que lo escuchara, que lo atendiera, que lo VIERA.

¡Quedan pendiente tantos temas por hablar! Te invito a seguir mi blog. ¿Hay algún tema en concreto del que quisieras que escribiera? Escríbeme aca abajo 

https://marthaescamilla.com/contacto/