Es comprensible que muchas personas teman ser hipnotizadas. El referente que tienen es la hipnosis en el mundo del espectáculo, la que han visto en la televisión o leído en libros, y que busca que el sujeto haga cosas extravagantes. La hipnosis del espectáculo busca divertir a la persona.                                                                                                                                 

Has escuchado hablar de vender agua al lado del rio?   Muchas veces la terapia se trata de ayudar a reconectarte con algo que ya tienes y soltar aquello que alguna vez “nos  salvó”.                                                                                                                                     

La hipnosis en combinación con otras herramientas psicológicas, es una excelente herramienta terapéutica para: Tratar dolores, insomnio, ansiedad, fobias, depresión, miedo, entre otros. También ayuda a reducir los efectos secundarios de algunos tratamientos médicos que, aunque necesarios, el organismo los resiente. Es una herramienta excelente para motivar el cambio de hábitos como fumar o morderse las uñas (onicofagia). Es maravillosa para preparar a las personas en caso de exámenes, procedimientos quirúrgicos, partos o el “buen morir”…

La hipnosis ericksoniana, que es la que empleo, no se basa en la sugestión; lo que hago es que te ayudo a crear un espacio donde te puedes conectar con tus recursos y, tal vez, encontrar tus propias soluciones. Muchas veces podemos estar atrapados en el pasado y debemos volver a orientarnos al presente para reorganizar ideas y experiencias. La hipnosis es una excelente herramienta para soltar las cosas a las que nos aferramos intensamente, creyendo que tenerlas es lo que nos va a seguir salvando de la caída. La hipnosis también ayuda a las personas hacer mejor lo que ya hacen bien:  el deporte, baile y hablando en público

Cuando te rompes un hueso, un médico te pone un vendaje, te pone una escayola, pero no es ni la escayola ni el vendaje lo que te sana, es el cuerpo el que lo hace. La sanación siempre se da desde dentro. Eso es lo que ocurre con la hipnosis.

Fotograpia gracias a ©Copyrigh:thttps://scratch.mit.edu/users/HypnoticTrance100/