En 2:25 minutos que lleva la lectura de este blog podrás aprender algo nuevo.
Mi HOGAR SE CONVIRTIÓ EN  EL LUGAR MÁS INSEGURO Y PELIGROSO PARA MÍ. Allí fuí golpeado, abusado, insultado…
¿Te indignas cuando escuchas casos de  niños(as) que fueron abusados sexualmente? Pero cuando estas frente a alguien que fue abusado ¿como reaccionas? .
Te sientes incómodo?, Cambias el tema, no quieres escuchar, tratas de restarle importancia? , ¿ No le crees?, ¿Le dices que está exagerando, que no fue para tanto?. Empiezas hablar de ti mismo o de alguien que le sucedido algo similar y ya lo supero?, ¿ O le dirás que debe perdonar?.
A veces se tienen estas reacciones por: indiferencia, ignorancia sobre el tema, porque nos produce mucha angustia y queremos evadir el tema o porque estamos desconectados de nuestras propias emociones y evitamos todo lo que nos hace sentir angustia o impotencia. Sin embargo estas reacciones dejan a la victima sola de nuevo, re-traumatizándola.
Cualquier persona que ha sido abusada sexualmente, sufre un TRAUMA. Y   necesita darle tiempo, espacio y el cuidado adecuado a esta herida, que como dijo una paciente  “lo rompe por dentro”. El primer paso en el proceso de recuperación, es que la persona pueda darle voz a lo vivido, validar lo sucedido. Poder decir “esto me sucedió y ha afectado mi vida”. Claro en un momento adecuado y seguro.
Algunos han sido castigados por sentir y  les cuesta sentir. Otros lo han tenido que bloquear de sus recuerdos. A raíz del abuso el niñ(a) siente vergüenza, culpa, miedo. Tiene un comportamiento mal adaptativo de lo vivido, tiene creencias acerca de el/ella erróneas y que le hacen daño. Y si no recibe la ayuda adecuada los síntomas se instalan en su cuerpo por años y se refuerza a veces por la indiferencia y negligencia de la familia y/o la sociedad.
¿Has escuchado que dicen que la mejor época para aprender un idioma o aprender a tocar un instrumento es de niños, porque el cerebro es como una esponja?. Pues imagina lo que absorbe el cerebro del niño(a) que ha sufrido abuso sexual, físico, emocional por parte de los seres que se supone debe quererlos, protegerlos y cuidarlos.
La violación no termina cuando el acto acaba. Una violación, incesto, produce cambios en sistema nervioso de la persona, en su cerebro. Lo que afectará sus relaciones, su salud mental, comportamiento, desarrollo cerebral, capacidad de aprendizaje, salud física, etc. Una violación arruina la vida de la persona.   Como dice una profesora “tu no tienes una enfermedad, tu tuviste una infancia”.
Si un niño tuviera la seguridad que le van a creer y proteger, si cuenta lo que le sucedió, los efectos de la violación no serían tan devastadores.
Tu, yo, nosotros como sociedad, ¿qué podemos hacer por una victima de abuso sexual?.
“Escuchar en silencio”. El/ella no necesita que le digas que hacer… solo necesita ser escuchado, validado. Un “Lo siento, desde el corazón es invaluable y necesario. O tal vez “ No se que decirte, pero acá estoy”.
Imagina que hace ya un tiempo, estaba cenando con unas amigas. En un momento dado una de ellas, contó un chiste de “unos ladrones que habían entrado a un convento y habían violado a unas monjas y que la madre superiora, por su cargo, había pedido repetición o algo así. “Y que ella hace mucho no tenía relaciones y estaba pensando ir a un convento”. Yo me quedé aterrada y le dije que una violación nunca era un motivo de chiste. Que «este chiste» no tenia nada de gracioso. Le pregunte que si acaso ella sabia por lo que una persona que fue violada pasaba?. Creo que ella ni se lo había planteado.
Algunas personas justifican la violación, por “la manera en que la mujer va vestida”. O como dice la ministra de familia de Brasil que “las niñas son  violan porque  al ser pobres no llevan ropa interior«, o «porque eso sucede en muchas familias y es lo que hay». Comentarios soeces, indiferentes, negligentes como estos, re- traumatizan a las miles de personas que han sido abusadas de niños, porque que los hace sentir más solas y aislados. No solo llevan el peso de la culpa y la vergüenza, sino que lo cargan en secreto, esto hace su proceso aún mas difícil. Muy probablemente si estas en un grupo de 50 personas, una de ellas pudo haber sufrido abuso sexual. Se cuidadosa con los comentarios que haces.
Si la sociedad continua minimizando las consecuencias del abuso sexual, ¿cómo pretender que las víctimas, hablen y pidan ayuda?. Sino reconocemos el abuso sexual y sus consecuencias, cuando alguien nos lo está contando, estamos fallando como seres humanos, como familia y como sociedad.
POR FAVOR AYUDAME A DIVULGAR ESTE MENSAJE, te tomará solo unos segundos.
Los síntomas del trauma pueden ser estables, es decir, están siempre presentes. También pueden ser inestables, lo que significa que pueden ir y venir y se desencadenan por el estrés. O pueden permanecer ocultos durante décadas y emerger repentinamente. Generalmente, los síntomas no ocurren individualmente, sino que vienen en grupo. Con frecuencia, se vuelven cada vez más complejos con el tiempo y se conectan cada vez menos con la experiencia del trauma original «. Peter A. Levine
Martha Escamilla
Psicóloga – Especializada en Trauma
www.marthaescamilla.com