Inicio

@2019 Isaac Coordal – Escultura

Todos, en algún momento de nuestra vida hemos experimentando, angustia, dolor, miedo, terror, etc. desencadenados por diferentes situaciones, que nos han marcado o herido. Es cierto que muchas heridas sanan solas con el tiempo. Otras heridas  «cicatrizan», pero quedan con materia por dentro y hay otras heridas emocionales que se infectan y nos van invadiendo. Los síntomas se hacen insoportables, nos incapacitan y nos sentimos desbordados. El dolor aumenta y se piensa que nunca pasará, se pierde la esperanza. No volvemos hacer los de antes.

Podemos incluso llegar a preguntarnos:

¿Es posible sanar esta herida?, ¿Es normal sentime de ésta manera?  ¿Pasará algún día mi dolor?,  ¿Estaré enloqueciendo?

No todas las heridas sanan con el tiempo, sino con lo que tu hagas en ese tiempo.  Una de las causas que puede estar impiendo que estés bien, que «pases página» , es que cuando se han  tenido experiencias traumáticas, dolorosas, o has vivido con un estrés prolongado durante mucho tiempo, se producen cambios en tu cerebro y tu sistema nervioso deja de  «estar regulado». 

¿Sabias que hay una interralación entre tu sistema nervios y los síntomas que presentas?.

Cuando «nuestro sistema esta frágil»  o tenemos una » herida profunda» que aún duele, el primer paso para sanar es reconocer lo que nos esta pasando, “nombrarlo”. Luego debemos darnos tiempo,para cuidar la herida, y buscar la ayuda de un «especialista» en el tipo de herida que tenemos.

Hay quienes piensan que expresar el dolor no es sano, que si pretendemos que no existe éste desaparecerá, pero no es cierto, el dolor sigue ahí. Otros dicen  «no me puedo permitir el lujo de ir a terapia” o  «ir al psicólogo es para locos»,  pero no hay nada mas lejos de la realidad, la salud mental es tan importante como la salud física. Por favor no busques soluciones rápidas, «beber” o adormecer los síntomas con «medicamentos”,  estos solo enmascaran los síntomas que luego saldrán de peor manera. 

Los dolores que sientes son mensajeros. Escúchalos, Rumi.


Solicita consulta  Gracias por permitirme ser parte de la solución.

TRATAMIENTOS


El Estrés Detrás de la Demencia

La demencia provoca más miedo que el cáncer o la muerte misma porque nos roba nuestra esencia y nos vuelve vulnerables, frágiles y dependientes. Nos deja sin mapa del mundo y hace que nos sintamos abrumados


La dificultad de ser LGTB

Todos tenemos la necesidad de pertenecer a un grupo, necesitamos un punto de referencia. En la sociedad existen diferentes motivos por los que se puede excluir a una persona, entre ellos, ser homosexual o ser transexual


Cirugías Manejo del Dolor

Cualquier proceso quirúrgico: de fertilización, pruebas, etc, conlleva estrés. Elaborarlo hará que seas más receptivo al tratamiento, requerirás menos anestesia, analgésicos, y te recuperarás más rápido y mejor.


Miedo Hablar en Público

El miedo a hablar en público reduce nuestra capacidad para responder ante lo que percibimos como “una amenaza”. Aunque lógicamente sabemos que no hay razón para temer nos paralizamos. Ésto nos limita.


Abuso Sexual

El abuso sexual, físico o emocional, y la falta de protección, causan uno de los traumas más devastadores en un niño. A raiz de ello se desarrollan una serie de síntomas como respuesta al comportamiento anormal recibido.


Duelos Duelo Ambiguo

La muerte de un ser querido es una situación muy dolorosa y nos crea sentimientos de impotencia, desamparo, culpa, etc. A veces tenemos la esperanza de que el tiempo lo curará todo, pero no siempre es así.

Comments are closed.